Echinaforce Hot Drink -A.Vogel-

14.55

¡El Echinaforce® que se toma caliente!
Complemento alimenticio a base de Echinacea purpurea fresca y bayas de Sambucus nigra.
*La equinacés y el sauco contribuyen a la función adecuada del sistema inmunitario del cuerpo.

Ingredientes: Azúcar, agua, jugo concentrado de bayas de saúco* (Sambucus nigra L.), extracto de planta fresca de equinácea* (Echinacea purpurea L.), regulador de la acidez (ácido cítrico), emulgente (almidón de maíz), solvente (triglicéridos de cadena media), conservante (sorbato potásico). *planta fresca de cultivo biológico certificado. Sin colorantes, aromatizantes ni saborizantes. Delicioso sabor. Apto para veganos.

Modo de empleo: 1 dosis = 5 ml de jarabe soluble. Adultos y niños mayores de 12 años: los primeros 3 días, 5 ml diluidos en agua, 5 veces al día. Hasta el décimo día, 5 ml diluidos en agua, 3 veces al día.

Este producto es un complemento alimenticio. Mantener fuera del alcance de los niños más pequeños. No superar la dosis diaria expresamente recomendada. Almacenar en un lugar fresco y seco, por debajo de 25ºC. Una vez abierto conservar en el frigorífico. Los complementos alimenticios no son sustitutos de una dieta equilibrada. Se recomienda tener una dieta equilibrada y variada y un estilo de vida saludable.

Contiene 100 ml de jarabe soluble.

La historia de A.Vogel y Echinaforce:
A principios de los años cincuenta del siglo XX, Alfred Vogel pasó un tiempo en Norteamérica con los indios Oglala Lakota. La forma en que tenía este pueblo autóctono de utilizar las fuerzas de la naturaleza para curarse le impresionó profundamente. Poco a poco nació, entre el jefe Alce Negro y el explorador de la Europa lejana, una amistad de un gran respeto mutuo y le confió los secretos de los remedios. Los Oglala Lakota conocían la equinácea desde hacía generaciones y la utilizaban como remedio universal: como uso externo para tratar las mordeduras de serpientes, heridas, golpes, y como uso interno para reforzar las defensas endógenas. Al final de su estancia en Dakota del Sur, Alfred Vogel recibió del cabo Alce Negro un puñado de semillas de equinácea en señal de su bonita amistad. Se llevó ese valioso regalo con él a Suiza y empezó a cultivar esta planta con éxito. Aún hoy las plantas utilizadas para la preparación de Echinaforce® de A.Vogel provienen de esas semillas que Alfred Vogel recibió en su día de Alce Negro.